Publicaciones


  • 08 Abril
  • Publicación

Tecnologías al servicio de la seguridad vial

Nuevas tendencias buscan proteger a la comunidad a través de la digitalización.

¿De qué manera podemos impulsar el desarrollo de mejores soluciones tecnológicas que generen beneficios en la convivencia vial? Hoy, los consumidores están adoptando tecnologías digitales que los ayudan a evitar o reaccionar ante el peligro y minimizar el riesgo personal, por eso, la tarea de los distintos proveedores de tecnología para la movilidad, tienen como desafío encontrar soluciones que mejoren la forma en que las personas se movilizan.

Cada vez más, los usuarios viales optan por objetos conectados de fácil acceso para configurar su forma de transportarse, siempre y cuando éstos les permitan satisfacer sus necesidades y deseos, que van desde la sostenibilidad hasta el bienestar social y personal. En este sentido, los proveedores de tecnología deben generar vínculos efectivos con atributos de valor humanos que presentan una oportunidad para problemas críticos de la sociedad.

Así fue como AXA Polonia lanzó en 2017 el “Smartbell”, una campana inteligente para el ciclismo urbano. Cuando el ciclista toca la campana, el sonido se transmite a través de las radios de los autos más cercanos, amplificando el sonido y alertando a los automovilistas de la presencia del ciclista.

En septiembre de 2018, BMW reveló su prototipo para una motocicleta autónoma. El vehículo incluye una característica especial que se hace cargo, si la motocicleta detecta que el conductor no está prestando suficiente atención. Desarrollada en el transcurso de dos años, esta idea ayuda a mejorar la seguridad vial tanto del conductor como para el resto de los usuarios del tránsito.

Ideas como estas, que involucran a todos los actores relevantes, promueven una mayor seguridad para circular en las calles, tanto en términos de tiempo de traslado, como en seguridad vial. El uso de la tecnología y distintas aplicaciones, ha cambiado la forma en que las personas se comunican y movilizan.

Siguiendo esta tendencia mundial, el “Concurso Contigo Salvamos Vidas” organizado por la Mutual de Seguridad y el Desing Engeneering Center de la Universidad Adolfo Ibáñez promueve la línea innovadora y de tecnología avanzada para crear soluciones concretas para las personas.

Un gran activo de las nuevas tecnologías es la alta capacidad que tienen para segmentar usuarios según comportamientos. Las personas hoy están utilizando servicios digitales para vivir sus vidas, por lo que esta tendencia de ofrecer una red de seguridad parece como una oportunidad de capturar la atención y de acercarse a nuevos nichos con mejores propuestas de valor relacionadas a su seguridad.

Pero esta tecnología que ayuda a evitar los riesgos de accidentes de tránsito debe ir más allá de ser útil: es sabido que muchas personas no usarán un producto que no sea conveniente, poco atractivo o feo, incluso si este pueda salvar su vida. Es por eso que es necesario aplicar los estándares más altos de diseño y usabilidad del producto o servicio.

Con el fin de ayudar a prevenir accidentes de tránsito por medio de la tecnología, la innovación y el diseño, es que la Mutual de Seguridad y el Design Engeneering Center de la Universidad Ibáñez invitan a todos los centros tecnológicos, startups y empresas relacionadas con esta temática a Tendencia: Internet de las cosas mejores: tecnología para la movilidad.

• Hoy los proveedores de tecnología para la movilidad están cambiando día a día las condiciones de los entornos y acciones en las que las personas configuran sus formas de movilizarse. Los definimos como actores desarrolladores de tecnologías en productos y servicios considerados como medios en torno a los cuales los usuarios han configurado su forma de transportarse.

• Las personas optarán por los objetos conectados que sirven a las personas, a la sociedad y al planeta.

• ¿De qué manera podemos promover el desarrollo de mejores soluciones tecnológicas que generen beneficios en la convivencia vial que nos hagan más empáticos, humanos y mejores ciudadanos?

• La mayoría de las personas no se preocupan por el Internet de las cosas (IoT). En el fondo, los seres humanos tienen un conjunto de necesidades y deseos inmutables y fundamentales. Estos incluyen mantener su salud mental y física, proteger a sus seres queridos y vivir de acuerdo con sus valores personales (desde la sostenibilidad hasta el bienestar social). Por lo tanto, generarán amor y atención en los productos conectados y los servicios de Io que se alinean con nuevas formas de satisfacer estos imperativos.

• Fácil de compartir: Los objetos conectados facilitan el progreso de la economía de uso compartido, ya que los productos se pueden rastrear, ubicar y transferir de manera segura entre los usuarios.

• Ecosistemas de marca: ¿Un paso vital para el Internet de las cosas? Diversas alianzas de iniciativas que crean ecosistemas de servicios personalizados impulsados por la tecnología

• Toque Humano: Los productos y plataformas que ofrecen interfaces intuitivas y se comunican con las personas a través de señales íntimas no intrusas serán bienvenidos en un espacio tradicionalmente humano.

• Cuando Google se incorporó en 1998, fue sinónimo de tecnología y motores de búsqueda. Hoy Google es la compañía de diseño del año. Fast Company, 2018

• El 58% de las personas utiliza su smartphone para al menos 5 actividades diferentes diariamente. Eurominitor, 2016

El 84% de las empresas cree que invertir en Inteligencia Artificial llevará a mejores ventajas competitivas (Statista, 2018).

• Las capacidades actuales de la tecnología permiten generar vínculos efectivos con atributos de valor humanos que presentan una oportunidad para problemas críticos de la sociedad, como son la convivencia y circulación vial. Esta tendencia es un desafío hacia el aprovechamiento, buen propósito y uso que tienen aquellos que son capaces de diseñar y habilitar sus beneficios para sus usuarios y beneficiarios.